VANS navy i Zapatillas i dye tie Vans Authentic EqaFwaB VANS navy i Zapatillas i dye tie Vans Authentic EqaFwaB VANS navy i Zapatillas i dye tie Vans Authentic EqaFwaB
Vans Zapatillas Authentic VANS tie dye, navy

Descripción:



Zapatillas de lona en color tie dye, navy, diseño original Vans.

Puntera redonda.

Cordones en el empeine.

Suela de goma anti-deslizante.



Materiales:







Limpieza y mantenimiento:



Para una óptima limpieza y cuidado de tu calzado te recomendamos:- Si es posible, retira la plantilla y/o lávala por separado. Esto permitirá que la parte interior mantenga su frescura. - Los cordones también se pueden lavar por separado o sustituir.- La suciedad en la superficie, como el barro o el polvo, se puede limpiar con un cepillo de dientes, un poco de agua caliente y jabón anti-grasa.- Para secarlo no lo coloques junto a un dispositivo que emita calor. El calor directo altera su forma.

Producto 100% original. En Esdemarca no vendemos falsificaciones.

Vans VANS i Zapatillas navy dye tie i Authentic

martes, 29 de marzo de 2011

“Rumiar”, el significado de éste término en la obra de Nietzsche. Del cómo retozamos en nuestra propia porquería.

Xti Xti 030755NUDE Xti ZAPATO NUDE TACÓN NUDE 030755NUDE ZAPATO TACÓN rwqTr7H


Con esta entrada, básicamente, queremos describir lo que para nosotros significa el “rumiar” en la obra de Nietzsche y, además, describir algunas “tergiversaciones” que al respecto se han hecho.


Como muchas cosas en el humano, siempre estamos pendientes de nimiedades, de palabras, así, en Filosofía, para conocer a los grandes autores hay que estar pendientes de algunas palabras, que por su importancia en la obra de algunos de ellos, resultan vitales para no tergiversar su mensaje (si es que ello es posible, pues según la Deconstrucción “todo libro tiene tantas lecturas como lectores").

Sin embargo, a pesar de que vamos a rumiar un poco, esta palabra me resulta atractiva, pues además de que es otra de esas banalidades importantísimas para cocer a un Autor, a Nietzsche, significa, por otro lado, precisamente eso, el apego insensato que los humanos tenemos por las palabras, así, veamos en realidad lo que Rumiar significa en la obra de Nietzsche:
  
Proveniente del apego ancestral a las palabras, y siguiendo a la encarnación de este apego, a Aristóteles, el humano suele creer que en el Lenguaje está encerrado todo el conocimiento, o la Verdad (mejor decir), del mundo, así, las palabras, que originalmente surgieron para nombrar, describir, ahora se vuelven contra su objeto u objetivo, y en lugar de describir, ahora crean, de esta manera, si algo no puede ser dicho, si algo no cabe lógicamente en el Lenguaje, para el humano, simplemente no existe.

Y este esencialismo, como diría Karl R. Popper, lo podemos ver expresado, en todo su esplendor, en lo que Aristóteles describió como la “lógica”, lo cual no ha cambiado hoy. Así pues, otorgándole un poder mágico al Lenguaje, siguiendo a Aristóteles, debemos entender que dentro del Lenguaje existe la verdad y el conocimiento, y que al descifrarlo, al descifrar el Lenguaje, al rumiar en él, a través de la Lógica, masticada tras masticada, cada regurgitada, nos traerá un mejor entendimiento del mundo.

De esta manera, haciéndoles extensa una experiencia personal, en el discurso de cierre de una materia de tercer año, Derecho Probatorio, el formidable profesor Jairo Parra Quijano, quien unos años después me comentó, creo haberle entendido, que la inspiración la obtuvo del célebre Maestro Estanislao Zuleta, nos deja a los alumnos un discurso en el cual nos dice el porqué debemos sentirnos orgullosos de ser abogados, y en un aparte de ese discurso, que cita toda clase de literatura universal, cita a Nietzsche de una manera equivocada como pretendo denostarlo, nos sugiere pues, que Nietzsche recomienda rumiar insistentemente en la lectura, para nuestro caso rumiar la ley, para que así logremos encontrar la verdad y lo bello “de todas las cosas buenas”.

Sin embargo, a pesar de generar en mí dudas lo que afirmo, debido a la brillantez de los que mencionan la tesis contraria, con ello simplemente no puedo estar de acuerdo.

De esta manera, en su Ecce Homo Nietzsche nos da una “Lección de alimentación”, su elección, y refiriéndose a los libros, “… lo que nunca me tomo en serio.”, nos dice que para vivir bien hay que saber leer, pero, sobre todo, saber escoger (recordando otra frase: los libros como los amigos: pocos, buenos, pero sobre todo conocidos), y nos dice, esencialmente, que la lectura compulsiva, sin método, nos puede llevar a perder nuestra creatividad y dejarnos como simples reactivos, que no son capaces de producir nada original pues necesitan entrar en contacto con polvorientos dogmas para brillar tenuemente, de esta manera nos dice:

“Otro acierto y autodefensa radica en reaccionar lo menos posible y rehuir situaciones y relaciones donde se esté condenado a enarbolar, por así decirlo, la propia <>, la propia iniciativa, y a convertirse en un simple reactivo. Esto lo asocio con el trato con los libros. El erudito, que en el fondo no hace más que <> libros –el filólogo de medio pelo, unos doscientos al día--, acaba por fin perdiendo del todo y absolutamente la capacidad de pensar por sí mismo. Si no manosea, no piensa. Responde ante un estímulo (un pensamiento leído), cuando piensa—al final lo único que hace es reaccionar--.”

Es decir, ante el rumiar, ante la lectura que reblandece en espíritu crítico y creativo, debe reaccionar el instinto de auto-conservación:

“El erudito invierte toda su fuerza en decir sí y no, en la crítica de lo ya pensado -no piensa por sí mismo…-; en él, el instinto de autodefensa se ha reblandecido; en otro caso, se defendería frente a los libros. El erudito -un décadent-. Lo he visto con mis propios ojos: naturalezas aventajadas, de constitución rica y abierta, <>, convertidas en simples fósforos que hay que frotar para que den chispas -<>-. Leer un libro por la mañana temprano, al despuntar el día, en todo el frescor, en la alborada de la propia fuerza, ¡yo esto lo considero abyecto!”

Así, el término rumiar, antes que un adjetivo, una cualidad, en Nietzsche significa la mala costumbre humana de rumiar sus propias producciones sin que se note en él ninguna intención creativa, los humanos, en fin, para hacerlo más gráfico, somos como cerdos retozando en nuestra propia porquería, sin quese note en nosotros ninguna intención de salir de ella, y crear, vivimos en el Lenguaje, en palabras milenarias, y eso no nos molesta en lo absoluto. De esta manera, esta costumbre nuestra nos asemeja a un fosforo, debemos ser frotados contra Platón, contra Aristóteles o Hart, para producir alguna chispa, el pensador, el abogado, el filólogo, si no manosea no piensa.

Para nuestro caso pues el Maestro Parra Quijano bien describe lo que realmente sucede, el abogado, el humano, rumea constantemente sus propias creaciones (los libros, las leyes), rumea constantemente, retoza en su propia porquería, y eso, sin más, es lo que nos sugiere directamente Aristóteles en su lógica, sugiere que rumiemos nuestro Lenguaje, una creación humana, y sugiere que allí encontraremos la Verdad, tanto humana como no humana.

En otras palabras, la palabra, el Lenguaje, que originariamente describía la realidad, ahora se vuelve en contra de su objeto y lo delimita, es decir, le impone un contorno, la lógica, lo circunscribe a su semántica, a la sintaxis, a la coordinación entre palabras, lógica con la cual entonces el objeto, la realidad, no puede diferir pues será considerado como a-lógico, es decir, simplemente inexistente.

Por ello, sin más, a lo que en verdad se refería Nietzsche con el “rumiar” es a la enfermiza costumbre que tiene el humano, que tiene el cristiano, por ejemplo, de rumiar su misma porquería, el humano, el  cristiano, para Nietzsche, nunca sale de su Lenguaje, si está en las escrituras es verdad, (humanamente, diría yo), e ignora por completo todo lo externo al Libro.

De esta manera, Nietzsche, en su Zaratustra, claro es en cuanto al referirse al rumiar como una locución despectiva, así, en sus Cátedras de la Virtud, nos recuerda la conversación, petrificada en la palabra, cuando hacia el sabio fue Zaratustra a recibir su cátedra y, resumiendo, tergiversando, rumiando, la conversación fue la siguiente: 

El Sabio dice: “… hay que honrar el sueño y respetarlo, no es poca cosa saber dormir, hay que velar y rumiar para ello todo el día”;

Zaratustra se dice a sí: “Para todos esos sabios de cátedra, tan ponderados, la sabiduría era dormir sin soñar”

Y el sabio continúa: “…Pocas personas lo saben, pero es preciso tener todas las virtudes para dormir bien. ¿Levantaré falsos testimonios?, ¿Cometeré adulterio?... ¿Codiciaré la sirviente del prójimo?, todo eso se avendría mal con el buen sueño.”.


Así, es preciso, continúa el sabio: “velar, rumiar todo el día tus virtudes para conciliar el sueño, es preciso negarse, negar la vida durante toda la jornada para dormir bien…”



Y continúa el Sabio: “diez veces al día debes vencerte a ti mismo, eso crea una buena fatiga, y es la adormidera del alma; diez verdades has de encontrar durante el día, (verdades humanas se dice al oír Zaratustra, digo yo) de otro modo, buscaras verdades aún durante la noche y tu alma aun estará hambrienta; paz con dios y con el prójimo: así lo quiere el buen sueño, y paz también con el diablo del prójimo, si no, te asediará por la noche; honor y obediencia a la autoridad, ¡aun a la que claudique! Así lo quiere el buen sueño, ¿tengo yo la culpa de que el poder le guste andar con piernas cojas?; yo no quiero ni muchos honores ni grandes tesoros, eso exacerba la bilis, pero se duerme mal sin una buena reputación y un buen tesoro.


Zapatillas VANS navy Authentic Vans i dye i tie
A lo que reflexiona Zaratustra: 



“Así pasan el día los virtuosos. Cuando viene la noche me guardo bien de llamar el sueño. El sueño es el rey de las virtudes, no quiere ser llamado.
Sino que pienso en lo que he hecho y pensado durante el día. Rumiando, me interrogo pacientemente como una vaca. Conque ¿cuáles fueron tus diez victorias sobre ti mismo?
¿Y cuáles fueron las diez reconciliaciones, y las diez verdades, y las diez risas con que se Holgó mi corazón?
Cavilando en esas cosas y arrullado por cuarenta pensamientos, el sueño, el que no he llamado, me sorprende de pronto.”


Y terminando con esta tergiversación, más adelante continúa Zaratustra: 



“…todo sabio se complace con ver como calladamente se desliza dentro de sí, dentro del Sabio, el preferido de los ladrones, el sueño, y le roba los pensamientos, dejándolos como troncos. Así es pues como Zaratustra ve en la cátedra del sabio que en ella misma hay un hechizo, el humano duerme en sus mismas invenciones, en sus virtudes, y eso le complace, ahora Zaratustra comprende qué se buscaba cuando se buscaba a los maestros de la virtud, se buscaba un buen sueño, dormir sin soñar, al humano le complace dormir, la virtud, negarse.”
“Hoy aún hay algunos como este predicador de la virtud, y no siempre tan honrados como él; pero ha pasado su tiempo. Y no están mucho en pie cuando ya se tienden.
“Bienaventurados esos adormecidos, porque no tardarán mucho en dormirse.”

Siguiendo con Nietzsche entonces, para intentar explicarme mejor, si Aristóteles hubiese sido quien hubiese subido a la montaña, y le hubieran pedido que describiera al Sol, el Águila y la Serpiente, en lugar de observarlos hubiese hundido su nariz en el diccionario, y de manera lógica, con su Lenguaje, hubiese intentado la respuesta mientras el Sol se pusiera en su espalda, el Águila volara, y la Serpiente se arrastrara entre sus pies. “Si no manosea no piensa”

De esta manera pues, para concluir, como vemos en Nietzsche el vocablo rumiar tiene una connotación despectiva, significa nuestra costumbre de manosear nuestros libros dejando de lado nuestra creatividad, significa la “cita de autoridad” (a la que tanto yo recurro durante todo mi día) ante lo cual, en fin, según el citado autor, debemos ser, primero, como camellos, es decir, rumiar y cargar nuestra joroba de todas las creaciones humanas, segundo, ser como leones, y destruir todo eso que atesoramos por largo tiempo y con mucho esfuerzo, y tercero, como niños, para poder ser un principio, pureza, y a partir de ello, crear.


Claro, no deja de ser curioso que él mismo exigiera que lo leyesen y que lo rumiasen pacientemente como una vaca (lo que hace parte de las hermosas e inmanentes contradicciones de su obra), “esos son los lectores que necesito” (pues para él su obra es la única interpretación fiel de la vida, su Zaratustra es el verdadero gesto cósmico original revelado al profeta, el "Génesis" de la nueva moral), sin embargo, más que refutar lo que digo, lo confirma, rumiar a Nietzsche, solamente reaccionar a Nietzsche, ser un reactivo solamente de éste autor, es igual de abyecto y obtuso que serlo de cualquiera o serlo de todos, esa es en verdad la lección que nos deja éste autor.

11 comentarios:

  1. “Para practicar la lectura como arte se necesita ante todo una cosa que es precisamente hoy en día la más olvidada -y por ello ha de pasar tiempo todavía hasta que mis escritos resulten legibles-, una cosa para la cual se ha de ser casi vaca y, en todo caso, no hombre moderno: el rumiar.” – Nietzsche.

    Creo que deberías rumiar tu propio texto. Lo único despectivo de la obra de Friedrich se refiere, precisamente, a lo "no-rumiante". ¿Acaso viste alguna vez una vaca, como para afirmar lo que afirmás? ¿Viste la autoridad contemplativa con que ese animal sagrado deshace la comida en su boca, preparándola para tomarla?
    Rumiar es antónimo de publicidad. La forma de interpretación de los antiguos filósofos "manoseadores" es publicitaria, egoica. Se trataba de encontrar cosas con las que se estaba de acuerdo y ensalzar a su enunciador. O, como en tu caso, obligarlos a decir cosas que nunca dijeron.
    Por favor, lee. Mira las palabras. Mira bien cada palabra de esta frase que cité, porque es un fractal de toda la obra de Nietzsche.
    "Para practicar la lectura como arte...", tiene un objetivo específico, propone un método creativo de interpretación. "...se necesita ante todo una cosa que es precisamente hoy en día la más olvidada", es necesario, una técnica absolutamente necesaria, que si se ha perdido a sido por un olvido descichado. "...-y por ello ha de pasar tiempo todavía hasta que mis escritos resulten legibles-", Nietzsche sabía que volveríamos a rumiar sus textos, y no solo los suyos. De hecho, debido a su rumiar, recorrió innumerables obras, una a una, con muchísimo respeto. Aun consciente de la superficialidad conceptual (también llamada moral) de los hombres de su época. "...una cosa para la cual se ha de ser casi vaca y, en todo caso, no hombre moderno: el rumiar.", un regreso a la animalidad más pura, al contacto con el mundo, con la tierra.
    Tu rechazo al rumiar es personal, es psicológico: Lo entiendo como un rechazo al esfuerzo. Y es comprensible. Y es digno, aunque lo siento tendiente a la mediocridad, a los errores de interpretación. Lo respeto como tu decisión, y como mi elección de otro tiempo.
    Sólo cuando aceptamos nuestra pequeñez ante el saber humano, su inabarcabilidad, podemos elegir los libros como a los amigos. Sólo con intuición y humildad acercarnos a ellos y realizar nuestro recorrido por ese campo sembrado de ideas. Y solo rumiando deshacer cada tallo, cada grano, cada hoja que nos permita liberar los nutrientes guardados entre palabras. Que nos permitan la actividad. Que es acto y vida.

    Eliminar
    1. Señor Caballero, buenos días.

      Primero, muchas gracias por leer mis aportes (si es que los considera así, claro), y compartir conmigo sus opiniones, créame, así no lo parezca después, que aprecio mucho su propuesta de debate; mi agradecimiento es sincero, repito, así después pueda parecer sarcasmo.

      Así, con fines meramente académicos, quisiera acotar lo siguiente:

      Lo primero a lo que me gustaría referirme, es a sus varios argumentos ad hominem, lo cual puede serle de utilidad a algunos de nuestros lectores.

      Cuando Usted me pide “Por favor, lee” o afirma que “Tu rechazo al rumiar es personal, es psicológico: Lo entiendo como un rechazo al esfuerzo. Y es comprensible. Y es digno, aunque lo siento tendiente a la mediocridad, a los errores de interpretación. Lo respeto como tu decisión, y como mi elección de otro tiempo.” , está abandonando momentáneamente la discusión, y por lo tanto el debate, para atacarme personalmente, y eso significa una clásica estratagema o estrategia en el arte de tener la razón.

      Es decir, para quienes nos puedan estar leyendo, una obra muy interesante de Schopenhauer es su “Dialéctica erística o el arte de tener la razón”, en ella se acusan las fáciles estrategias que se usan en una discusión para llegar a ser el vencedor, aunque no precisamente para hallar la verdad. En otras palabras, Schopenhauer con esta sencilla obra emite un manual básico para que quienes gustan de tener la razón, se defiendan de otros tantos que buscan lo mismo, y así, denuncia 38 estrategias que se usan en los discursos para vencer al rival.

      No obstante, con ello (Schopenhauer delanteramente es claro), el autor no está emitiendo un trabajo que sirva en alguna medida para hallar la verdad, por eso parafraseando a Schopenhauer, dice que para entender la dialéctica habrá de entendérsela despreocupadamente y definitivamente lejana de la verdad, que en su opinión, al parecer, y en la de Aristóteles, es asunto de la lógica. En otras palabras, el texto referido de Schopenhauer les servirá, a los que nos puedan estar leyendo y únicamente les interese triunfar en un duelo verbal, como la Biblia de sus vidas.

      Así, en el caso de Usted, me parece que claramente su argumento busca tener la razón mas no emitir verdades o acercarse a ellas (por lo menos en los apartes que vengo de citar de su crítica). Cuando Usted afirma que no leo (pues el pedirme que “Por favor lea” es afirmarlo), está haciendo una afirmación que no le consta, que infiere simplemente de mi obsceno irrespeto por la vacas; o cuando entiende mi rechazo al rumiar como “tendiente a la mediocridad”, es un claro argumento que me busca a mí y no a mis razones o argumentos.

      De esta manera, para los que nos puedan estar leyendo, sus críticas son un claro ejemplo de las livianas estrategias verbales, que denunciaba Schopenhauer, sirven para ganar un duelo verbal pero no para acercarse a la verdad, por lo tanto, el mensaje que quiero dejar, es que cuando nuestros lectores se enfrenten a similares estrategias, eso no los debe amilanar al momento en el que estén sosteniendo argumentos sobre sus opiniones, simplemente deben tener consciencia de que representan una vieja estrategia, suficientemente denunciada ya, para triunfar en una discusión mas no para hallar la verdad, o intentarlo (por supuesto).

      Eliminar
    2. Segundo, en cuanto a si mi argumento es “personal, sicológico”, ¡por supuesto!, pudiéramos decir, en eso soy demasiado humano, ni Usted, ni yo, ni nadie ha dejado de ser hombre y de ver el mundo desde su propia ventana para describirlo, precisamente, la epistemología tiene como uno de sus grandes obstáculos al mismo hombre, y día a día intenta lidiar con la limitación del hombre para hallar verdades pues, como San Agustín afirmaba, “la verdad es la cosa misma” nosotros solo nos acercamos a nociones de ella, lo que también Carrara confirmaba, más contundentemente, al afirmar que la verdad está en los hechos, la convicción en nosotros, o Devis Echandía, cuando afirmaba que el juez solo puede y debe llegar a “…una certeza histórica, lógica y sicológica, humana, por tanto, con sus naturales limitaciones…” (La subraya es mía)

      Tercero, este argumento de Usted se conecta con otro suyo (impregnado no obstante también del argumento ad hominem que ya denunciamos), y es aquel cuando Usted afirma que yo a los autores los tergiverso de tal manera, tanto, hasta “Obligarlos a decir cosas que nunca dijeron” . Al respecto, Derrida eso mismo es precisamente lo que plantea, que todos tergiversamos al interpretar, que hay tantas lecturas de un texto como lectores, que no es posible desentrañar de un texto sus verdaderos significados porque no existen; de esta forma, lo que yo intento practicar es la hermenéutica principalmente, y desentrañar de los textos su significado más lógico, o por lo menos más cercano a la expresión original.

      Al respecto de este último aparte, usando yo un argumento ad hominem también, es Usted quién se contradice al afirmar su “pequeñez ante el saber humano”, pero no acepta opiniones divergentes (sustentadas además y que no intenta contradecirlas sino al autor), que por las capacidades limitadas de todos los humanos se pueden presentar fácilmente, como lo denunció Derrida.

      Eliminar
      C1013 CRAC dorado Coveri Enrico Sandalias qUSwEnO
    3. Ahora bien, pasando al autor que nos ocupa, quisiera decir lo siguiente:

      Como cuarto punto, quisiera acotar que la obra de Nietzsche, una de las grandes razones de su inmenso encanto, de su maravilloso ser, es su carácter enrevesado, contradictorio, y divergente, incluso, eso es claramente lo que nos atrae a muchos, así, no es lícito al estudiar a este autor y argumentar en mi contra (porque la mayoría del tiempo lo hace en mi contra y no en contra de mis argumentos), citar solamente un aparte de su obra y un fragmento que lo acompañe.

      Es lugar común para quienes gustan de Nietzsche, el saber que en su lectura constantemente se pueden encontrar apartes contradictorios o que pueden llegar a perecerlo, por lo que muchas veces la cita de un solo aparte no resulta para nada suficiente. De hecho, yo mismo cité apartes que contradicen mi opinión (y que avalan la suya), que muestran la intrínseca contradicción que hay en Nietzsche, citas que son necesarias si se quiere hacer un análisis completo, pero expliqué, después, porqué me decidí por la opción que tomé, citando otros apartes y la interpretación que hago de ellos.

      Así, al respecto de su primera cita de Nietzsche, casi la única que hace la cual refrita constantemente (perdón por el argumento ad hominem, de nuevo), exactamente esa cita, o una parecida también, me llevó a pensar y esgrimir lo que pienso: en unos apartes Nietzsche desprecia el rumiar, y en otros alaba esa actitud, pero precisamente cuando la alaba es cuando está hablando de su propia obra, por lo tanto para mí Nietzsche con esta actitud está cayendo en una vanidad, que al parecer Usted desprecia, sobre sus propias obras que es bastante censurable.

      Quinto, en cuanto a su reverencia por las vacas y la tierra, para mí ni una vaca, ni nada más, o menos, mejor, o más justo, como la tierra, es sagrado; no acepto nada sagrado ni a los dragones que en sus escamas amenazan mi existencia individual con sus valores milenarios, así que sobre ese argumento, que es una mera cuestión de fe y una cursilería pusilánime, como diría Nietzsche, no responderé nada más.

      Eliminar
    4. Sexto, respecto a que “Sólo cuando aceptamos nuestra pequeñez ante el saber humano, su inabarcabilidad, podemos elegir los libros como a los amigos”, en los apartes que cito, que siguieren protegerse de la lectura compulsiva (cosa que yo no estoy sugiriendo pues pretendía hacer un análisis de una obra ajena), Nietzsche acusa a los, precisamente, desdeñadores de la tierra que Usted desprecia, pues a través de sus valores, sustentados en innumerables libros polvorientos y milenarios, han hecho que reneguemos de nuestro cuerpo y de nuestra tierra. Así, creo que su lectura es corta en este aspecto pues, repito, justamente, con esas referencias Nietzsche nos está pidiendo que nos alejemos de aquellos que Usted desprecia y de sus libros (de los despreciadores de la tierra), que viven en un mundo de sueños, personificado en sus Libros, pero que afortunadamente sus sueños pronto los hará perecer.

      De esta forma, para concluir, repitiendo mis críticas al argumento ad hominem que Usted uso constantemente, yo soy amante de la obra de Nietzsche, no del autor, y si encuentro cosas en ella que considero puedo censurar, sin recato lo haré, y en ello no haré referencias al autor y demás cosas impertinentes para la cuestión de fondo.

      No obstante, le reitero de todas formas, muchas gracias por tomarse el tiempo para opinar sobre un texto mío, con la longitud de mi respuesta, podrá ver que en realidad lo aprecio.

      Eliminar
  2. Buenas noches. Estoy plenamente de acuerdo con su articulo y, si me concede el atrevimiento, me gustaría que me permitiera la libertad de poder añadir este texto en un libro que estoy elaborando. Espero su respuesta. Saludos.

    Eliminar
    1. Buenos días. Muchas gracias por comentar en el Blog.

      Me parece muy interesante su propuesta, quisiera me comentara más detalles al respecto.

      Es más, de ser posible, quisiera publicara aquí sus datos, de esta manera otros lectores de Nietzsche y autores, pueden enterarse de esta oportunidad y, quizá, eso podría nutrir más su propuesta.

      De no ser factible, de todas maneras quedo atento a su información, la cual puede enviar a mi correo: juanpablodominguezangulo@gmail.com

      Eliminar
    tie dye Zapatillas Authentic i VANS navy i Vans
    i Authentic navy VANS i Zapatillas Vans tie dye
  3. muy buen articulo, gracias por enseñarnos cosas tan esenciales para nuestro futuro y por hacerlo tan apasionadamente.
    Le agradezco a Dios por darme la oportunidad de que ud me haya compartido su sabiduría, espero verlo mas a delante aceptando el reto de volver a recibir 2 horas al dia de su gran conocimiento.

    Eliminar
  4. Noto que tiene demasiada idolatría por lo que usted considera como lo denominado "lógico", asevera de manera efusiva lo que es su interpretación del texto defendiéndolo mediante argumentos clásicos de lo que podría ser la profesión, una argumentación sistemática desvirtuando "lógicamente" uno por uno de los argumentos de la contra parte.
    Lo que no logro entender es la gran cantidad de contradicciones que contiene lo que escribe con lo que comenta; no entiendo cómo durante el texto puede desvirtuar lo que es rumiar determinado autor para poder ser "un principio, una pureza, crear" y durante todo el texto cita los autores de los que cree haber entendido de ellos, además de estar completamente encerrado en la manera formal que seguramente ha aprendido en la academia para contestar numerando sus hechos y sus pretensiones (con un toque de ironía que seguramente en nuestros días se difumina con una perspicaz inteligencia), no se puede crear cuando es predecible en la contestación.
    En la contestación misma cita falacias de las personas cuando va en contra de su propia máxima de la lógica en sí misma, en la teoría de la lógica, supongo debe saber las ramas de la lógica formal y la informal, para este caso a mí parecer la que más nos atañe es la informal, que consiste en identificar falacias y supuestos "errores del lenguaje" pero si los toma como tal, ¿quiénes somos para decir lo que es un verdadero error en el lenguaje? la verdad se encuentra siempre en el que tiene la razón, y la razón sólo se logra mediante el lenguaje, no existe una única verdad, la verdad es a la que se llega a través del lenguaje, de determinada persona que nos ha convencido de que lo que decimos es cierto, de todo lo que es nuestro paradigma, si es mediante engaños o difamaciones sólo se lo puede decir la ideología que cargue sobre sus hombros.
    Zapatillas navy i Vans Authentic tie i VANS dye

    Eliminar
  5. Todo esto para que reflexione algo sobre lo que considera como lógico puede que no lo sea tanto, sino un mero convencimiento de lo que su ideología su paradigma establece como tal, dicho error de creer en la lógica universal es lo que ha llevado a personas como usted a atacar a grandes pensadores malinterpretando lo que dicen sencillamente por un tema de "lógica formal", condenando a diestra y siniestra porque es la única manera de que nuestros trabajos sean publicados, que estén llenos de literatura y de argumentos de autoridad.
    Como sé que la mayoría de académicos piensan igual, quiero citar un apartado de "carta sobre el humanismo", donde Heidegger responde verdaderamente a los que creen que pueden responder a sus escritos con argumentos de lógica y supuesta razón universal:
    " Con la ayuda de la tan invocada lógica y ratio consideramos que lo que no es positivo es negativo, que por lo tanto rechaza la razón y en consecuencia merece llevar el sello del desprecio. Estamos tan imbuidos de «lógica» que todo lo que va en contra de la habitual somnolencia del opinar pasa a ser considerado en el acto como una oposición que debe ser rechazada. Se desecha todo lo que se sale fuera del conocido y querido elemento positivo arrojándolo a la fosa previamente preparada de la mera negación, que lo niega todo, acabando en la nada y consumando de ese modo el nihilismo. Siguiendo esta vía lógica se deja que todo acabe hundiéndose en un nihilismo inventado con ayuda de la lógica.
    Pero ¿es verdad que la «contra» que lleva a cabo un pensar contra las creencias comunes conduce necesariamente a la mera negación y a lo negativo? Eso sólo ocurre -y, eso sí, entonces de modo inevitable y definitivo, es decir, sin permitir una libre mirada sobre otras cosas- cuando se dispone previamente lo que se cree y opina como «lo positivo» y partiendo de ello se decide de manera absoluta y al mismo tiempo negativa sobre el ámbito de todas las posibles oposiciones. En este modo de proceder se esconde la negativa a exponer a la reflexión eso que se presupone «positivo», junto con la posición y la oposición, en la que éste se cree a salvo. Con esa permanente invocación a la lógica se despierta la impresión de una total entrega al pensar, cuando precisamente se está abjurando de él."

    Eliminar
    1. Pues yo, releyendo mi texto y lo que recordaba de él, entiendo que presento una posición, precisamente, que desprecia a la lógica, por lo que no veo por qué me acusa de defenderla.
      Para mí, el rumiar tiene un dejo despectivo en Nietzsche precisamente porque provoca encerramiento en la lógica y en un lenguaje, abandonando con ello el apelar a la naturaleza o a la libertad. Es decir, Nietzsche es un irracionalista, que ataca el encerramiento en la lógica y en la comprensión racional del mundo propias de su época, y defiende, por el contrario, la libertad y la voluntad del individuo, cosa que sustenta, de nuevo, mi interpretación del término rumiar en Nietzsche como algo (la mayoría del tiempo) despectivo.
      En medio del texto, me parecía a mí, estuve criticando al más grande de todos en materia de lógica (Aristóteles), porque la lógica y el rumiar sugieren encerramiento en el lenguaje sin que se permita alzar la cabeza para observar las realidades. Aristóteles, por su tendencia al pensamiento racional encerrado en la lógica y el lenguaje, no alzaría su cabeza y reflexionaría por diez años en una montaña para entender qué es el águila, la serpiente y el sol, sino que hundiría su cabeza en el diccionario, y masticada tras masticada, cada regurgitada, buscaría alcanzar el conocimiento que necesita sobre estos seres y eventos a través de lo previamente escrito y petrificado en la palabra y la lógica, ignorando con ello todo lo viviente que circunda a su alrededor.
      Ahora, a propósito de Heidegger y el tema que nos ocupa, pudiéramos sugerir a nuestros amables lectores alguna bibliografía imprescindible, de manera retrospectiva:
      Martin Heidegger. Logica: la pregunta por la verdad
      Gottlob Frege. Las leyes básicas de la aritmética
      John Stuart Mill. Un sistema de lógica.
      Arstoteles. El Órganon
      !Muchas gracias por su comentario!

      Eliminar

Zapatillas Kyoko Zapatillas Zapatillas Hakimono marino Kyoko Hakimono Kyoko marino Hakimono marino Hakimono ZY4wqxtEx6